La Web 2.0 va más allá de las redes sociales. Aquellas empresas que utilizan sitios y aplicaciones Web 2.0 ven resultados tangibles, desde el incremento en los ingresos hasta mejoras en la colaboración y procesos simplificados.

Sin embargo, entre los profesionales IT aún existe mucha confusión entorno a lo que constituye exactamente la Web 2.0, y si las empresas deben permitir a sus empleados el acceso a la Web 2.0 y –en caso afirmativo– cómo hacerlo de manera segura.

Incluso los gerentes IT están confundidos con la Web 2.0
Una reciente encuesta global a 1,300 administradores IT encontró que sólo el 17 por ciento fueron capaces de identificar correctamente los sitios y herramientas Web 2.0 de una lista. Sólo la mitad se dio cuenta de que iGoogle, o sitios como YouTube, y subir wikis son ejemplos de la Web 2.0.

El término “Web 2.0” se utiliza para describir cualquier sitio Web que aloja contenidos generados por los usuarios. Esto puede incluir servicios de computación en la nube y proveedores de software hospedados, tales como Salesforce.com; también incluye sitios populares de noticias como CNN.com, y desarrollos como iGoogle.

Ya que cualquiera puede contribuir con contenido, los sitios Web 2.0 presentan un mayor riesgo para los visitantes.

La investigación demostró que casi la mitad de los contenidos generados en los 100 principales destinos de internet, así como el 70 por ciento de estos sitios han hospedado código malicioso o han redirigido ocultamente hacia otros sitios infectados. Esta encuesta puso de manifiesto, además, una peligrosa brecha de seguridad cuando se utiliza la Web 2.0 en la oficina:
El 80% de los gerentes IT dijo que se sienten confiados en la seguridad de sus organizaciones en la Web. El 62 por ciento permite el acceso a algunos sitios Web 2.0.

Sólo el 9 por ciento tiene las soluciones de seguridad necesarias para proteger contra todos los riesgos asociados a la Web 2.0.

¿Hay beneficios reales al usar la Web 2.0 en la oficina?
La emoción alrededor de la Web 2.0 no es infundada. La Web 2.0 permite a las empresas mejorar la colaboración y el intercambio de información, optimizar procesos de comunicación y recolectar información detallada de sus clientes, conducir estudios de mercado, interactuar con los principales interesados, y dirigir los ingresos.

Anuncios